Y en enero, primavera